¿Necesitar o querer?

Seguramente voy a recalcar un millón de veces la importancia de la nomenclatura, y el lenguaje en la evolución del pensamiento. Esta vez, con relevancia a mi primer post ‘Shan Shui’.

Deja que las montañas sean montañas y los ríos sean ríos

El peso de estas palabras se encuentra en el antagonismo con la realidad del humano y de su arquitectura. Esa arquitectura entendida no solo como una tercera piel, sino un paisaje artificial, en el que los edificios y canales terminan por convertirse en nuestras montañas y ríos. Teniendo en cuenta lo que me he propuesto ¿Me confundo al ignorar tales palabras de sabio, que parecen augurar el fracaso? Realmente después de lo sucedido en Japón, el Tsunami, y los avisos murmurados por sus antepasados a través de piedras talladas*, hace que pensar, recordar, y respetar la sabiduría de tiempos remotos. Una sabiduría que nos avisa con mitología y cuentos de no desafiar los dioses y la naturaleza. Sin embargo, hay que reconocer la fragilidad de las supersticiones o propiamente dicho las asociaciones incorrectas, el conocimiento común y el procesamiento individual que nacen de la realidad de un cerebro que es consecuente con la evolución por selección natural.

A stone tablet in Aneyoshi, Japan, warns residents not to build homes below it. Hundreds of these so-called tsunami stones, some more than six centuries old, dot the coast of Japan.

La selección natural anima a la optimización en el procesamiento de información de modo que el cerebro interpreta patrones y predice información para no consumir tanta energía o para compensar las limitaciones sensoriales. Esto se traduce también en el ámbito de las asociaciones donde la selección natural además refuerza la tendencia a crear información falsa o asociaciones débiles. Cuando hay una ventaja clara de supervivencia en crear asociaciones, la ventaja de crear asociaciones correctas se sobrepone al de crear asociaciones incorrectas y por lo tanto permite que siempre haya una tendencia al simple acto de crear asociaciones, correctas o incorrectas. La naturaleza de nuestras mentes plaga el conocimiento colectivo con rumores, supersticiones, miedos sin sustancia que actúan como disuadores del verdadero progreso.

Yo no Necesito hacer esto. Quiero hacer esto.

Un libro de fácil lectura, que actúa como recuerdo de la necesidad de questionar las creencias o proposiciones comunes, en este caso en el ámbito de la economía como ventana a la realidad humana.

*http://www.nytimes.com/2011/04/21/world/asia/21stones.html?_r=1

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s